Ir a Colvin
Flores, Tips and cares

Cómo dar una segunda vida a tu ramo de peonías

Las peonías son unas flores maravillosas y tan complicadas a la vez. Una vez que abren, su vida es muy cortita. Por ese mismo motivo, hacemos que lleguen a tu casa más cerradas. De esta forma, nos aseguramos que te acompañan unos cuantos días. Pero ¿qué pasa cuando la peonía se va?

Nuestra florista Mireia ha pensado en todo. Las flores que combinan con las peonías están escogidas con toda la intención. Como deciamos antes, la vida de la peonía una vez abre es muy cortita, por eso, vienen acompañadas de flores que duran y duran. Así que una vez se marchiten ni se te ocurra deshacerte del ramo. 

¿Qué hacer cuando las peonías se han marchitado?

Los ramos pueden evolucionar de dos formas distintas. Veámos qué se puede hacer en cada caso: 

1. Si las flores llegan muy cerradas

Una de las posibilidades con las que te puedes encontrar es que las flores lleguen muy muy cerradas y tarden entre 4-5 días en abrir. ¿Cómo saber si van a tardar tanto? Cuando te llegue el ramo a casa lo primero que tienes que hacer es toquetearlo, siempre con cuidado. Si ves que las peonías están muy duras esto quiere decir que les va a costar un poco abrir. 

Aquí lo único que podemos hacer es algún truquillo para intentar que abran más rápido. Lo primero de todo es cortar los tallos cuando te lleguen, coger el jarrón, agua y poner los nutrientes. Repetir este proceso cada 2 días. Si ves que la peonía sigue igual haz esto: quita los pétalos verdecitos del exterior con muchísimo cuidado y la puedes ayudar con los dedos a abrir. Pero esto con mucho mucho cuidado, no queremos que se estropeen. 

Otro tip es ponerle agua tibia, que esté a temperatura ambiente. Esto ayudará a que las flores abran más rápido, pero no te pases con agua caliente porque el calor las abre más rápido pero también hace que se marchiten. 

2. Las peonías se vayan rápido

La segunda posibilidad es que abran a tiempo y te duren 1 o 2 días. Es el tiempo normal que una peonía dura una vez abierta del todo. Pero no te preocupes, te contamos cómo darle esa segunda vida a tu ramo. 

Montmartre

Las peonías de este ramo aguantan bastante tiempo y tienen un proceso realmente espectacular. Su color cambia completamente, pasa de rosa fucsia a blanco tortilla en un abrir y cerrar de ojos. 

Hasta que no veas la peonías completamente blancas aguantarán perfectamente. Una vez cambie totalemente su color verás como sus pétalos empezaran a caerse. En ese momento tienes que coger el ramo, cortar el hilo y quitar despacito las peonías y ahí viene el paso mágico: peina tu ramo

¡Ojo! No lo peines desde arriba. Sepáralo un poco y muévelo desde el lateral. Así no debilitarás la flor, ten en cuenta que llevará unos días en casa y no estarán tan fuertes como cuando llegaron. 

Verás que el ramo quedará más pequeño, esto es debido a que las peonías tienen unos tallos gorditos. Si quieres que quede más compacto retira un poco de lentisco. Una vez lo vayas a volver a colocar fíjate en que el eucalipto abrace bien el ramo y tendrás una preciosidad que te durará más tiempo. 

Louvre y Mont Blanc

En estos ramos la protagonista es sin duda la peonía, pero viene acompañada de la clavelina y verdaderamente no podría tener mejor compañía. Es perfecta. Dura muchisimo tiempo y una vez abre es capaz de llenar todo el verde. 

Con la peonía y la clavelina hay que tener paciencia, ellas van a su ritmo, pero no te impacientes que abrirán. En estos dos ramos las peonías se marchitarán antes que la clavelina, pero ni se te ocurra deshacerte del ramo, es el momento perfecto para crear ramilletes. Nuestra florista Mireia nos recomienda unir la clavelina, el eucalipto y el limonium para hacer pequeños detalles

Le Parisien

Esta preciosidad está llenito de peonías, por eso, cuando se marchiten será un poco más complicado darle una segunda vida. En este caso te recomendamos guardar la lavanda. Ese aroma y ese color no se pueden desperdiciar. Piensa en un jarroncito en el baño, un detallito en un regalo o en las servilletas. Lo único que tienes que hacer es cortar la parte del tallo que esté mojado y ya las puedes colocar donde quieras. 

Porque la vida de un ramo no acaba con las peonías. Cada uno de ellos está pensado para que después de estas puedas seguir disfrutando de las flores. 

ramos de peonías

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies + info

La newsletter que no borrarás

Lo mejorcito en tips y cuidados de flores y plantas que hemos cultivado en el blog.

¡Enhorabuena! Ahora estarás al día de los últimos consejos sobre plantas y flores. ¡Esta newsletter seguro que no la borrarás!