Déjate conquistar por la belleza sin igual de las suculentas

Planta suculenta en maseta

Conocidas como crasas o carnosas, las suculentas son unas de las plantas más desarrolladas e interesantes que existen. Con una belleza muy particular, han adquirido rápidamente gran popularidad en todo el mundo. 

De formas exóticas y con hojas pulposas, estas plantas como su nombre lo indica, del latín succus: jugo, son capaces de almacenar y guardar humedad por mucho tiempo, lo que las hace resistentes a sequías prolongadas y sobreviven largos periodos sin agua.

Esa capacidad de adaptación, hace que las suculentas tengan un aspecto particular y extraordinario, con formas asombrosas que darán un toque diferente y singular a tu casa o jardín. 

A diferencia de otras plantas, las crasas no son una familia, sino que por el contrario pertenecen a diferentes grupos como los cactus, los agaves, los aloes, entre muchos otros. Es tal su diversidad que este conjunto sin igual supera las 7 mil especies.

Un toque de magia y realidad

Desde sus inicios, los pueblos aborígenes de América Central y Suramérica han tenido en gran estima este tipo de plantas por considerarlas mágicas y curativas. A lo largo de la historia se han utilizado con diferentes fines, entre ellos extraer la savia que contienen y el aprovechamiento de sus espinas.

Son tales las propiedades que poseen, que el aloe se ha convertido en uno de los mercados más apetecidos por sus beneficios a la salud y la cosmética. Así mismo el agave se utiliza en la fabricación de distintos productos como los famosos sombreros de Panamá y el tequila, ‘así es, el tequila’, aunque te parezca difícil de creer. 

Te puede sonar aún más increíble, las crassulas tienen muchas propiedades medicinales y hay quienes dicen que son capaces de disminuir la radiación electromagnética generada por los móviles y diversas tecnologías que se utilizan en la actualidad. 

Aquí o allá, esta o esa ¿qué dilema?

Las suculentas son plantas que podemos cultivar fácilmente en nuestro hogar, se adaptan a cualquier espacio, no importa si tienes un jardín, una maceta o sólo un pequeño recipiente que quieras engalanar. 

Lo más importante es conocer cuáles de ellas puedes tener, no sin antes revisar algunos detalles que debes tener en cuenta a la hora de escoger. Debido a su gran diversidad, hay unas que necesitan más luz y otras tienen mayor durabilidad, sólo tienes que elegir la que en tu casa se ajusta más. 

Sin duda su taxonomía es extensa y poseen características que las hacen realmente únicas en sus formas, floración, espinas y demás aspectos que no dejan de fascinar, sobre todo porque ofrecen un diseño diferente y único para decorar.

Suculentas como los lithops o los pleiospilos son muy pequeñas, igual que las echeverias, las graptopetalum y las sempervivum resultan una buena opción para realizar una excelsa composición en el interior de tu hogar.

Samy

desde 34,00 €

Pepe

desde 30,00 €

Cathia

desde 31,00 €

Resistentes y fáciles de cuidar

¿Puedes creerlo? Son sin dudar unas de las plantas más sencillas y con mayor variedad. A lo mejor por esta razón, se han convertido en las favoritas de los amantes de la jardinería, así como de los que poco saben de ella. 

Crecen prácticamente en cualquier terreno y en poco espacio, ya sea exterior o interior, y son una gran apuesta para disfrutar de la naturaleza en cualquier lugar. Sólo debes tener en cuenta que es necesario saberlas fertilizar.

La entrada de luz solar es vital para su adecuado mantenimiento, aunque unas pocas horas al día serán más que suficientes, porque también gozarán de la sombra del lugar. En climas fríos algunas necesitarán moverse al interior de tu hogar.

En verano necesitan agua por lo menos una vez por semana, pero en invierno será suficiente con regarlas una vez al mes. Para que luzcan hermosas la tierra siempre debe estar húmeda, pero no demasiado porque perderán su encanto. 

Llegó la hora de diseñar y crear

‘Manos a la obra’, es hora de decorar tu hogar de una forma diferente. Ten presentes las necesidades de cada suculenta, porque aunque son pequeñas y podemos plantarlas en cualquier lugar, según su especie, cada una requiere un espacio particular

Una de las ideas más originales es hacer un jardín vertical. Con materiales sencillos y fáciles de encontrar, como un lienzo, un marco de madera o un pallet podemos lograr una fabulosa composición que dará vida a cualquier ambiente. Estos arreglos son muy vistosos y permiten una excelente creación con plantas sin igual.

Otra opción son los terrarios, una solución perfecta y versátil en cuanto al tamaño, lo que te permite crear variados diseños para cualquier entorno. Estas vasijas de cristal garantizan una perfecta entrada de luz y puedes lograr una decoración muy original.

Lo cierto es que las suculentas no dejan de fascinar aeonium, orostachys, graptoveria, hawortia fasciata, o por las que prefieras optar, le dan un toque rústico y genial a cualquier lugar. Puedes evocar desiertos, lugares rocosos o el añorado jardín de tu mamá.

Plantas suculentas en masetas

Si sigues navegando, aceptas el uso de cookies + info