Colvinpedia, Mundo Colvin

Flor amapola y sus secretos

¡Buenos días Colviners! Esto de que el frío ya esté entre nosotros no lo acabamos de ver… Por eso no paramos de soñar con flores, en especial con una preciosa flor que cuando llega la primavera (que no el invierno) hace que nos tengamos que  girar a mirarla y esa es la amapola. Su color intenso y su fuerte olor atraen cualquier mirada 🙂 . 

El nombre por el que prácticamente todo el mundo la conoce es amapola, pero también se la conoce como Papaver rhoes, que es su nombre científico, o adormidera. El nombre de adormidera proviene del fuerte olor que emana cuando está fresca, el olor que desprende puede llegar a provocar somnolencia.

Otra singularidad que tiene esta flor es que su origen no se tiene claro, lo único que se sabe es que se puede encontrar por Europa, Asia y África, pero no se sabe cuál es su lugar de procedencia. La amapola es una flor que esconde muchos secretos 🙂 . 

amapola campo

¿Cómo es la amapola?

La amapola no es una flor muy grande, como mucho puede llegar a superar los 50 cm de altura, es de las pequeñitas, ¿pero no dicen que las mejores fragancias se guardan en botes pequeños?  

Una de sus peculiaridades es que toda ella está cubierta por una capa muy fina de pelusilla. Las hojas de la amapola son desiguales, se pueden encontrar de todo tipo: estrechas, cortas, largas… y se encuentran desordenadas a lo largo del tallo, se van alternando. Además, hay que tener cuidado con ellas porque sus bordes son dentados y pueden causar algún que otro accidente 🙂 . 

Por otro lado, nos encontramos con las flores de las amapolas, unas flores solitarias con pétalos arrugados en botones florales. Suerte que se abren y podemos ver lo maravillosas que son las amapolas. Al abrirse nos enseñan sus colores, que tenemos que decir que no dejan indiferente a nadie. Se pueden encontrar en distintos colores, el más clásico de todos que es el escarlata o hasta anaranjado o blanco. Los pétalos de la amapola miden unos 5 o 6 cm de diámetro.

amapola sola

Cuidados de la amapola

La amapola no es una de las flores que más cuidados necesiten, no es nada delicada, pero os queremos contar cuales son sus preferencias para que si la queréis plantar esté preciosa. En cuestiones de suelo, verdaderamente crece mejor en terrenos pobres y que estén bastantes secos, raro pero cierto 🙂 . 

La luz para la amapola es muy importante, prefiere la luz directa por encima de todo, pero también podría sobrevivir en espacios donde solo haya semi-sombra. ¡Es una superviviente!

El riego que necesita la amapola te tenemos que decir que no es mucho, no necesita prácticamente agua. ¡No soporta los encharcamientos! Para esta flor con un par de veces por semana es más que suficiente, eso sí, todo dependerá de las temperaturas, contra más altas más agua necesitará.

El sustrato para la amapola, de la misma manera que el suelo lo preferirá seco y pobre en nutrientes, parece mentira pero no necesita prácticamente nada para crecer. 

¡Cuidado! Te recomendamos que si tienes pensado plantar la amapola, pienses muy bien el lugar donde la quieres colocar, no tolera muy bien los trasplantes, por eso sería perfecto que se plante en el lugar definitivo, así se le evita sufrimiento.

Floración

La floración de la amapola suele ser a finales de primavera y en esos primero días de verano que se disfrutan tanto, para  ella también son los mejores 🙂 .

La Colvinpedia

No olvides que si te interesan las flores y quieres aprender más sobre sus propiedades y curiosidades no puedes perderte la Colvinpedia 🙂

 

Compra tus colvin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *