Colvinpedia

Lavanda – Perfume natural y relax

¡Buenos días Colvin Friends! Hoy dedicamos nuestra Colvinpedia a una flor que encanta y seduce. Es conocida por su perfume y por sus cultivos, que crean mares de color morado. ¿Ya sabéis de qué flor hablamos? ¡La lavanda! Esta magnífica flor que se desabrocha y exhala un aroma fresco y calmante.

La lavanda es un género con más de 39 especies de plantas con flor. Ahora mismo existen 115 variedades de lavanda en el mundo. ¡Es espectacular!

La flor no tiene un origen concreto, y aunque es originaria en diversas partes del mundo, su mayor cultivo se encuentra en las regiones más cálidas del Mediterráneo.

La Lavanda, perfume natural y relajación

Fue usada en estado salvaje hasta principios del siglo XX, pero a partir del siglo XVI se empezó destilar para extraer el valioso aceite que acumula en sus flores. Los griegos y los romanos ya usaban la lavanda para perfumar el cuarto de baño y la ropa recién lavada. De hecho, la palabra “lavanda” viene del latín “lavare”, que significa “lavar”.

Su perfume es suave y aporta calidez y armonía allá dónde se coloque, ayudando a conseguir un estado de relajación y calma. Es una flor muy importante y gran protagonista en la historia de la perfumería y hasta hoy. La lavanda sigue siendo una de las flores más utilizadas y familiares en la preparación de perfumes, jabones, cremas…

Otra curiosidad es que también la hace muy preciada es su larga lista de beneficios para el organismo. La lavanda puede tener propiedades antidepresivas y anti-inflamatorias. Su uso es común para tratar fuertes dolores de cabeza, golpes o incluso picadas de insectos.

Para que las flores exhalen el máximo su perfume es bueno tenerlas en espacios amplios, con buena ventilación, con luz del sol, pero no directa.

Si quieres conocer más sobre la lavanda y sus contraindicaciones, tenemos un blog que habla de ello 🙂 .

Lavanda en el plato

Curiosamente, la lavanda forma parte de la familia de la menta y de otras hierbas muy usadas en la cocina como la salvia, el tomillo, el romero, el ceño, el orégano o albahaca. Todas estas especies tienen un aroma muy característico, intenso y marcado. Así que, como os podéis estar imaginando…

¡Sí, la lavanda es comestible! Si quieres probarlo, puedes hacerlo en ensaladas o incluso desde la propia flor. Eso sí, retira antes los granos de polen, que son bastante amargos y además pueden dar alergia. Las flores, en cambio, tiene un sabor muy dulce que puede aportar aroma a alimentos como la miel, los helados, los postres y los vinos.

Otro de sus usos culinarios es como sustitutivo del romero en sopas y carnes, ¡pero siempre con cuidado!, su aroma es muy fuerte y si nos pasamos de cantidad, eliminará cualquier otro sabor. Además la lavanda tiene otros mil usos más.

La lavanda, flor comestible y dulce

Características de la lavanda

Tiene una base leñosa que puede medir entre 20 y 60 cm de altura. Sus hojas son simples y tienen un color verde grisáceo. Sus inconfundibles flores son de color azul o violeta-lila, pequeñas y repartidas en una espiga. Florece de junio a septiembre, por eso su nacimiento está muy relacionado con la alegría y la llegada del verano.


Lavanda y girasoles, protagonistas de nuestro Fantastic Shine

La Colvinpedia

Si te interesan las flores y quieres aprender más curiosidades sobre ellas, no te pierdas nuestros posts de Colvinpedia.

Compra tus colvin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *