Mundo Colvin

Cómo hacer aceite de lavanda

¡Buenos días a todos! Hoy os vamos a enseñar ha hacer uno de los aceites que más gusta de forma artesanal, en el blog de hoy vamos a hablar de cómo hacer aceite de lavanda.  Si quieres aprender a hacerlo y conocer todas las propiedades y beneficios ¡no te vayas!

¿Qué necesitas?

  • Flores de lavanda frescas o secas
  • Recipiente (taza, bol)
  • Mortero
  • Aceite de almendra o de oliva (te recomendamos el de almendras porque el olor será más intenso una vez haya finalizado el proceso)
  • Cazo
  • Colador
  • Frasco con tapa

lavanda

Pasos a seguir para hacer aceite de lavanda

  1. Si las flores de lavanda son frescas, se tienen que poner en un recipiente y dejarlas secar al sol. Hay que buscar un lugar en el cual la luz le dé directamente, pero donde no haga mucho calor, la temperatura debería ser suave.
  2. Cuando la lavanda esté seca se tiene que machacar con un mortero ¡pero con cuidado, no tiene que quedar muy pequeña o perderá gran parte de su esencia!
  3. Una vez estén hechos los pasos anteriores, se tiene que poner el aceite de almendra o de oliva en un cazo. La medida perfecta serían 3 tazas de aceite por 1 taza de flores de lavanda machacada.
  4. El siguiente paso es calentar el aceite, pero ¡ojo! A fuego lento… Cuando el aceite esté caliente se le tienen que añadir las flores de lavanda y dejarlo unas 2 o 3 horas en el fuego.
  5. Para acabar, se pueden colar las flores de lavanda y finalmente se tiene que poner el aceite en un frasco con tapón.

cocción aceite de lavanda

¿Qué puedo hacer con el aceite de lavanda?

Una vez hayas seguido todos los pasos anteriores habrás conseguido el mejor aceite de lavanda que puedas tener! El aceite de lavanda tiene muchísimas propiedades, os vamos a hablar de algunas:

  • Una de nuestras propiedades favoritas del aceite de lavanda es su olor: si se ponen unas gotitas en la almohada cuando vas a dormir ayuda a relajarse y a conciliar el sueño.
  • Si a la hora del baño se ponen unas gotas en el agua esto ayudará a relajarse y a aliviar los dolores musculares y el estrés.
  • En temas musculares, el aceite de lavanda ayuda a calmar los dolores de los músculos y las articulaciones. Se puede utilizar para dar algún masaje en la zona y ya veréis como se nota la diferencia!
  • En cuanto a la piel, tiene muchísimas propiedades: va bien para las quemaduras, para el acné, heridas, psoriasi, arrugas y para cicatrices. Este aceite es el paraíso en cuanto a la piel se refiere 🙂
  • Para el pelo: ayudará a esas mamás y papás que sus hijos tienen amiguitos en la cabeza… Va perfecto para matar piojos, huevos de piojos y liendres!
  • Si sufres de dolores de estómago, también va estupendo para ello. Toma algunas gotas y mano de santo!

La Colvinpedia

No olvides que si te interesan las flores y quieres aprender más sobre sus propiedades y curiosidades no puedes perderte nuestro blog 🙂

 

 



Compra tus colvin

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *